lunes, 16 de diciembre de 2019

CIRCULO DE DOMINANCIA EN MTCh

Relación entre los órganos, visceras y sistemas.
Sistema de Dominancia.


sábado, 1 de diciembre de 2018

sábado, 11 de noviembre de 2017



Masaje Tui-Na (chino)

Despierta y estimula nuestro sanador interno
"Diez gramos de prevención equivalen a más de un kilogramo de curación", (Lao Tse) 
Tuina 按摩 ( anmo / ànmó ) es el masaje terapéutico utilizado como medio curativo y rehabilitador por parte de la Medicina Tradicional China cuyo sistema teórico está establecido tomando como base abundantes experiencias clínicas y pensamientos filosóficos desde sus inicios.
 El Tuina ha sido la primera especialidad que ha acumulado ricas experiencias clínicas para la teoría médica china tradicional efectuando, por tanto, un considerable aporte al establecimiento de dicho sistema teórico. Esta técnica terapéutica conforma junto con la acupuntura, el Qi Gong, la diétetica y la fitoterapia los cinco pilares fundamentales sobre los que se asienta la Medicina Tradicional China (MTC).
Este masaje terapéutico, se basa enteramente en los principios generales de la medicina china tradicional, es decir, tonifica el Xu y dispersa el Shi, estimulando lo anti-patógeno y eliminando lo patógeno, logrando así reajustar el equilibrio entre el Yin y el Yang, facilitando la recuperación de la armonía circulatoria, tanto del Qi (energía vital), como de Xué (sangre).
El Tuina es una de las terapias más antiguas de la humanidad, remontándose al 1700 a. de n. era. Es el padre de las formas más modernas de terapia corporal de Asia, siendo fuente de muchos de los masajes conocidos actualmente. La denominación Tuina apareció por primera vez en la dinastía Ming, sustituyendo al término Anmo anterior.
Tuina utiliza la compresión rítmica a lo largo de los canales de energía del cuerpo (meridianos), así como una variedad de técnicas propias que manipulan y lubrican las articulaciones. Para un occidental, Tui Na es la forma de trabajo corporal asiático que puede asemejarse a un masaje occidental convencional. Técnicas como effleurage o rozamiento, petrissage o rodadura, friction, tapotement o percusión rítmica y vibration, son equivalentes a técnicas de Tuina muy conocidas como:  tui fa (empuje lineal), rou fa (amasamiento), mo fa (fricción) y zheng fa (vibración).
A pesar de las similitudes, la intención de Tuina es más específicamente terapéutica que la simple relajación de un masaje al estilo sueco, atribuido el origen de éste último en el siglo XIX a Per Henrik Ling, conocido como el padre de la fisioterapia, especialista en anatomía y fisiología humana y posteriormente fundador de la gimnasia sueca. Los orígenes y las mayores influencias del trabajo del Dr. Ling fueron sin duda las recibidas de manos de su amigo chino "Ming" que le había enseñado y mostrado las técnicas de Tuina terapéutico y las artes marciales.
Etimológicamente Tui-Na está formado por dos maniobras de masaje:
  • Tui Fa: presionar y desplazar simultáneamente

  • Na Fa: agarrar, empujar y traccionar.

  • Con la aplicación del masaje terapéutico Tuina conseguimos desde el exterior del organismo efectos en el interior del mismo, por tanto, restablece el equilibrio psico-físico-energético que denominamos Salud. A su vez, el Tuina responde eficazmente a dos importantes objetivos medicinales de toda técnica que se precie como eficaz: "prevenir y tratar".
Tui Na se ha diseñado para evitar problemas, no para sólo corregirlos. Al mantener el flujo de energía vital del cuerpo en equilibrio, la salud se mantiene. Esto es cierto no sólo para la salud física, sino mental y para el bienestar emocional también. Se trata de dar bienestar al paciente, de  quitarle los dolores con el mínimo sufrimiento y en el menor tiempo posible.
El estilo de Tuina practicado hoy día en China se halla más cerca del trabajo de los quiroprácticos, osteópatas y fisioterapeutas que de los terapeutas de masaje. Se enseña como una materia separada pero en igualdad de condiciones y titulaciones de estudio en las escuelas de medicina tradicional china, requiriendo un nivel de formación equivalente a los acupunturistas y herbolarios.
Beneficios:
Tuina ayuda a tratar muchos trastornos de lesiones de tejidos blandos y para muchos otros tipos de dolencias tales como:
  • Mejora la circulación sanguínea y energética.
  • Mejora la eliminación de toxinas dentro de los músculos.
  • Armoniza la dispersión de la energía vital en el cuerpo.
  • Tuina rectifica anomalías anatómicas de las superficies interior y exterior mediante la alteración del nivel de energía del sistema biológico, y ajusta la bio-información del organismo
Indicaciones:
  • Sistema respiratorio.
  • Sistema circulatorio.
  • Sistema digestivo: diarrea, estreñimiento, colon irritable, dispepsia.
  • Problemas ginecológicos y de fertilidad.
  • Insomnio.
  • Dificultades emocionales: síntomas causados por el estrés continuado y/o problemas emocionales, tales como: insomnio, dificultad para concentrarse, migrañas, dolores de cabeza tensionales, bajo nivel energético.
  • Problemas musculares, óseos y nerviosos: rigidez en el cuello y distensión de los hombros, hombro congelado  y codo de tenista, dolor de espalda, lumbociática, lumbalgias, ciatalgias.
  • Tuina pediátrico: rama específica creada para estimular y apoyar el crecimiento del niño en su período más delicado de desarrollo, que va desde el nacimiento hasta los primeros años de la escuela.
Se desaconseja éste masaje terapéutico en los casos de:
  • Poseer inflamaciones varicosas severas.
  • Personas en procesos oncológicos.
  • Mujeres embarazadas

miércoles, 26 de octubre de 2016

NOTA DEL DIARIO LA NACION SOBRE MASAJES




Masajes: crece su uso cuando no hay solución con fármacos


Cada vez son más los pacientes que consultan por un dolor o malestar, y también los médicos que los indican

Por Fabiola Czubaj  | LA NACION





Los masajes terapéuticos, en aumento. 





Se podría decir que Silvia Lopatin, jubilada y ama de casa, se volvió adicta al masaje. "Empecé hace 20 años y anduve bárbaro, así que no lo abandoné más. Ahora, voy una vez por semana o cada 15 días porque tiendo a contracturarme mucho en la zona cervical y dorsal", cuenta a LA NACION. Con esa rutina, siente que puede hacer todas las tareas normalmente.

Su primera consulta fue por un problema con un nervio en las piernas. Le dieron una medicación tan fuerte que le costaba levantarse. "Me sentía peor. Así que probé con el masaje y empecé a mejorar. Enseguida, el médico me suspendió el medicamento y, desde entonces, seguí muy bien. Hoy en día, me parece que los médicos son afectos a este tipo de terapias porque los medicamentos que primero te calman después te arruinan el estómago", dice Silvia.

Su percepción es lo que los masajistas que se dedican a los masajes terapéuticos ven en sus gabinetes. No sólo son cada vez más quienes consultan en busca de una solución para un dolor o malestar, sino que también aumentan los médicos que confían en las manos bien entrenadas para sus pacientes.

"Hay más derivaciones de parte de los médicos, que ven los cambios que producen los masajes terapéuticos. En manos profesionales, bien formadas, son coadyuvantes de la medicina. Está comprobado que el paciente se recupera más fácil", asegura Jorge Weiner, presidente de la Asociación Argentina de Masajistas (AAM).

En la entidad, que posee 7700 asociados en el país (de una población estimada de ¡un millón! de masajistas que ofrecen sus servicios), estiman que ocho de cada 10 personas que consultan dicen que los medicamentos que utilizan para, por ejemplo, aliviar un dolor enmascaran el síntoma, pero no lo resuelven. "Cuando se pasa el efecto de un relajante muscular o un analgésico, el dolor vuelve a aparecer. Si no se elimina la causa, la contractura se vuelve cada vez más grave y el músculo queda contraído hasta endurecerse como una piedra", explica Weiner, que es masajista desde hace 40 años, enfermero, técnico en electrofisiología y en hemodiálisis.

Además del dolor, principalmente en el cuello, la espalda o la cintura, en general por malas posturas y el estrés del estilo de vida actual, las consultas más frecuentes son por cansancio generalizado, problemas gástricos, dificultad respiratoria y molestias musculares en las piernas. Una población que aumentó en los últimos dos años son los aficionados a las carreras y las maratones.

"El masaje terapéutico puede abarcar todas las áreas corporales, porque puede trabajar desde una lesión que no requiera el trabajo de un kinesiólogo hasta ayudar a ampliar la capacidad respiratoria, mejorar el drenaje linfático después de una intervención o aliviar síntomas. No sólo se trabaja lo físico, sino también lo energético, como lo hace la medicina tradicional china, por ejemplo. El cuerpo solo va buscando su equilibrio y recomponer el síntoma", explica Carola Maierowicz, masajista shiatzu con 25 años de experiencia y codirectora del 1er. Congreso Latinoamericano de Masajes, en esta ciudad (www.congresodemasajes.com).

Asegura que en las últimas dos décadas cambió la relación entre la medicina y el masaje. "Ahora, hay cada vez más médicos que derivan a sus pacientes a un masajista, cuando antes recomendaban ir al traumatólogo y al kinesiólogo exclusivamente. Hoy, el campo de acción de cada uno está más definido y, juntos, pueden trabajar con sus conocimientos específicos para el bienestar de la persona", indica.

Para el psicólogo Sergio Herchcovichz, jefe del Departamento de Psicoterapias de la Universidad del Museo Social Argentino y codirector del Centro Jung de Buenos Aires, "existen muchas técnicas, recursos y profesionales que desde diversos ámbitos pueden ayudar a desestructurar el cuerpo y restablecer su estado natural de saludable equilibrio. Desde técnicas corporales y posturales, terapéuticas, masajes... Cualquier actividad que realicemos con conciencia, en relación con el cuerpo, ya le otorga al cuerpo el lugar y el saludable estado que merece".

Como técnica manual, el masaje incluye distintas ramas. Los cinco más utilizados en el país son el descontracturante y el estético, seguido del drenaje linfático, el masaje estilo esalen o californiano, el tailandés y el shiatzu. Hay masajes para bebes, adultos y ancianos. "El masaje terapéutico deriva siempre de una disciplina o medicina tradicional antigua", explica Maierowicz.

El masaje exprés, de entre 10 y 15 minutos, adaptado a una silla, como el que se ofrece en los aeropuertos o los centros comerciales, se puede realizar con cualquiera de esas técnicas, según aclara la masajista, y está orientado a una zona puntual, como es la espalda, el cuello y los hombros.

La doctora Alejandra Maratea se graduó en la Facultad de Medicina de la UBA y se formó durante años en medicinas tradicionales orientales. Para ella, que participará del próximo congreso, "la medicina tradicional occidental es excelente para solucionar un conjunto de enfermedades", pero considera que para otros desequilibrios menores o funcionales "no es el modelo adecuado" para el cuerpo. "Las medicinas orientales son otro modelo, que ayuda más a equilibrar el organismo en aquello para lo que la medicina no tiene respuesta."

En las manos preparadas, el masaje terapéutico "es preventivo, porque repara la causa de un síntoma, y genera un estímulo que refuerza el sistema de defensas -detalla Weiner-. Actúa en la higiene muscular y los sistemas nervioso y circulatorio. Día tras día, la gente se vuelca cada vez más a este tipo de masaje porque el sistema de salud no le está dando soluciones".